La Inmortalidad Práctica

japan-4038634_1920.jpg

Sí, a veces ocurre, o no se escribe nada o dos de golpe, y no es más porque no hay ni un sólo segundo que sobre en las horas en que uno está activo, y es rato, eh, desde las siete la mañana hasta las once la noche, y ni por esas 🙂

Pero es que además hay días en que de repente te reencuentras con muchísimas cosas, y hoy ha sido un día de esos, porque estábamos nosotros, sí Los Siete Soles, en plena sesión de palomitas con una doble malta maravillosa, cuando nos acordamos de escuchar un grupo musical absolutamente colosal llamado Himekami, los conocemos desde los años noventa del siglo y milenio pasados, pero tanto que fluye por nuestra sangre como si tal cosa, porque después de bastante tiempo sin escucharlos como lo hacíamos antes, ha sido como… decíamos ayer total, cada melodía, cada sonido… algo espectacular, tienen la Fuerza de toda la Divinidad recogida en un átomo de Sonido cristalino, qué os voy a contar a los que améis esa Música como se merece.

Pues bien, estaba recabando información sobre el Grupo para saber si siguen activos o no, y resulta que el fundador de Himekami, Yoshiaki Hoshi, reencarnó en 2004, yo ni me ahbía enterado, a pesar de que por aquella época creo que seguiría escuhándolo a diario, porque ya fuera en discos compactos o en formato mp3, pues era la banda sonora del día a día junto con otras formaciones de Músicas maravillosas; recuerdo que en Diálogos Tres, en rne, Trecet explicaba un día la anécdota de alguien que había sistido a un concierto de Himekami, y que… en fin, es que me da un poco de apuro y vergüenza ajena, que los integrantes del grupo NO daban saltos ni se movían del sitio desde donde hacían sonar sus instrumentos, mayormente sintetizadores y teclados varios, y es que… esa mala exposición de los “músicos” formando un tinglado teatrero del ego… pues luego te deja marca y cuando vas a escuchar algo que de verdad merece el esfuerzo y poner el alma además de la oreja, pues en fin.

El caso es que precisamente he encontrado un concierto que al parecer, hasta donde he comprendido bien, es de 1995 y es el único dvd que grabó Himekami en su historia, sea como fuere he visto unos minutos porque dura hora y media y pretendo que sea la “película” que ocupe mañana su lugar (hoy es todavía sábado 23 de Marzo de 2019 a las 20:51, esto se publicará de forma programada a las diez de la mañana del domingo 24, etc.), puesto que sólo esos primeros minutos me han dejado fuertemente impactado porque eso NO es un simple concierto, es un ritual, una ceremonia, algo hecho desde el Espíritu para el Espíritu, para sólo cuerpos NO desde luego:

Lo que peor llevo es ver que algo tan extraordinario como esto tiene tan pocas visitas… y ver cómo gente que hace el idiota copa todo el internet con mamarracherías, sí, lo siento, no debería de extrañarme pero no puedo quedarme en silencio ante tan falta grave de Lógica y otros Valores.

Bueno, gracias, Himekami, siempre, y Honor y Gloria a su Música!

Un saludo.

Los Siete Soles

 

 

El Taiko en el iPad

portada-koto-taiko.PNG

Pues sí, así de repente, y aprovecho la entrada, escrito o artículo para: uno: presentar una Sonoridad creada anoche mismo con la excusa de “porque sí”, no encuentro una manera mejor, y ya de contar o compartir cómo poder tocar el Taiko en GarageBand de una manera más práctica y más semejante a lo real, aunque jamás de los jamases se acercará a lo real, aunque para mi como soy muy abierto en estas cosas claro que es real, vamos, REAL como la Consciencia misma, luego otra cosa es ya agarrarse a los estereotipos y no querer de verdad disfrutar de las muchas y diversas maneras que hay de hacerlo de las cosas, la metafísica se hizo para algo, y esto tiene cierta relación.

Se trata entonces de no sólo hacer sonar los tambores a base de golpes como se pueda con los dedos que usemos, si no de arrastrar por la superficie de tal manera que sonarán de una forma como más potente y de forma más continua, si se necesita la naturalidad entonces no, se podrá usar de esa forma que permite en plan completamente libre y que sigue siendo una pasada, pero tras bastante tiempo de usar el Taiko de esa otra forma, sólo pulsando como si los dedos fueran las baquetas, pues es distinto.

Por otra parte en la grabación de Koto-Taiko está hecho así, vale, NO está usado el secuenciador, que eso daría para tratarlo en otro artículo, y eso que ahí también puede usarse de manera NO sólo secuenciada al cien por cien, si no con cierta variación eligiendo incluso cada toque de los distintos tambores que se usen.

En el siguiente pequeño vídeo os muestro de manera breve cómo me refiero que se puede hacer:

Sería todo esto para extenderse mucho más, pero carezco de tiempo absoluto.

Un saludo!

Los Siete Soles

ÁlvaroK